domingo, 22 de octubre de 2017

El voto al FIT (a pesar de las diferencias) y l@s compañer@s de ruta


El desafío de que le árbol no nos tape el bosque

@PachecoenMarcha



A diferencia de otras elecciones, no le fue bien al FIT esta vez en Córdoba, pero sí en otras provincias, como Jujuy y Mendoza. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores cosechó alrededor de 1.300.000 votos en todo el país, conquistando que Romina del Pla y Nicolás del Caño ingresen al Congreso Nacional (está por determinarse también si Marcelo Ramal) y Myriam Bregman junto con Gabriel Solano entran a la Legislatura porteña (mañana seguro habrá un panorama más claro y detallado, cito ésto sólo a modo de ejemplo).
Cuando Trotsky se refirió a los integrantes de las vanguardias artísticas que se posicionaban, producían y entendían al arte desde otro lugar que el que lo hacían los bolcheviques tras el triunfo revolucionario del 17, el jefe del Ejército Rojo no dudó en calificarlos como “compañeros de ruta”.
Soy de los que piensan que no hay mucho por esperar en los marcos de las democracias parlamentarias, que cuando el pueblo y sus organizaciones se expresan en las calles y ejerciendo otro tipo de democracia e su cotidianeidad (de base, más directa y participativa), la política –en sentido fuerte-- logra fugar de la norma del dispositivo de la representación electoral que subordina la política al Estado y que parece tenernos tan atados a los modos ajenos de expresarnos. Así y todo no dejo de valorar cuando en una radio, un diario o revista, un canal de televisión se le da espacio a legisladores o candidatos de izquierda, porque expresan (al menos los del FIT), muchas veces, lo que muchos pensamos y sentimos en esos momentos en donde parece que no hay una voz que pueda hacerse oír en esos espacios. Lo mismo sucede cuando se produce una represión o cuando hay detenidos. En general, ellos están ahí. Hemos compartido además muchísimas luchas juntos (no puede decirse lo mismo de otros candidatos, aunque seguramente tengan mejor “intención de voto” y posturas progresistas, e incluso muchos de ellos, con quienes coincidimos en las críticas a la gestión Cambiemos, no pudimos coincidir en otros momentos en los que fueron gobierno) y por eso los considero “compañeros de ruta”, que en estos tiempos no es poco. Diferencias, a montones. Basta poner los ejemplos de la caracterización del proceso de la revolución bolivariana en Venezuela, la valoración de los sujetos emergentes como el precariado y sus organizaciones como la CTEP, sus concepciones sobre el feminismo, la valoración de la herramienta-partido, su mirada retrospectiva de fenómenos como el peronismo (al menos en sus modos de base y combativos), etcétera, etcétera, etcétera. Pero no dejan de ser los partidos que están en las calles cuando hay que estar y que en sus campañas expresan lo que muchos consideramos que hay que expresar. Y en esta elección además han ingresado las compañeras y los compañeros de Poder popular, más cerca del guevarismo y el marxismo latinoamericanista que muchos reivindicamos, mientras las otras expresiones de izquierda (con excepción de Luis Zamora), naufragaron en la fragmentación que expresaron en las PASO… ¡en nombre de una crítica al sectarismo del trotskismo!
Para quienes de verdad pensamos que la construcción de una política revolucionaria para este momento histórico pasa por otro lado, no debería ser tan engorroso ir y votar al FIT, y hacer pública esa postura.
Así que para terminar las líneas de esto que pretendía ser un breve posteo de facebook y se extendió, sólo felicitar a las y los camaradas del FIT por expresar en esta elección un poco de dignidad en medio de tanta mierda.

Mariano Pacheco, domingo 22 de octubre de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario